Quebrada Moreno a la altura del corregimiento de Villa Martín, Distrito Especial, Turístico y Cultural de Riohacha. 

En el marco de la iniciativa de la Corporación Autónoma Regional de La Guajira CORPOGUAJIRA que compromete la siembra de dos millones de árboles durante la presente administración, la empresa HOCOL S.A. se ha sumado a la campaña con la donación de 1000 árboles para ser sembrados en la cuenca de la Quebrada Moreno, en el corregimiento de Villa Martín, Distrito Especial, Turístico y Cultural de Riohacha.

Habitante del sector.

La jornada de preparación de terreno y siembra se viene adelantando por miembros de la Junta de Acción Comunal, líderes de la comunidad y estudiantes de último grado de bachillerato del colegio Evaristo Acosta del corregimiento de Monguí, residentes en Villa Martín. El proceso de reforestación inició el pasado 25 de noviembre en terrenos aledaños al centro poblado.

Proceso de siembra.

La comunidad, liderada por el presidente de la JAC Arle Amaya, el corregidor Jaime Iguarán y el líder comunitario Osman Medina invitaron el pasado sábado 28 de noviembre a quienes hicieron posible la actividad ambiental para constatar actividades y posibles proyecciones. Representantes de HOCOL S.A. CORPOGUAJIRA, la Corporación Preservar, Ediles, miembros de la Junta de Acción Comunal y población en general se hicieron presentes a la jornada de siembra.

Los visitantes recorrieron un importante tramo de la ronda de la quebrada que marcha paralela a la población, constatando algunas quejas y verificando el ejercicio de siembra que viene orientando el curtido hombre de campo Emilce Duarte Medina, más conocido como “Toro”. En el recorrido se pudo apreciar el inadecuado manejo que la comunidad le está dando a los residuos sólidos: por todo el centro poblado se encuentra basuras, plásticos y en sus afueras existen basureros satélites y puntos críticos.

 

Residuos sólidos arrojados al ecosistema.


El ingeniero Julio Vega, subdirector de CORPOGUAJIRA, se reunió con la comunidad para despejar interrogantes y orientar esfuerzos para continuar con la iniciativa de recuperación del importante afluente del río Ranchería. Agradeció a la comunidad por la entrega y aporte a una actividad ambiental que se convertirá en beneficio común de la humanidad; también sugirió algunas acciones para aumentar la cobertura vegetal a lo largo de la cuenca de la Quebrada Moreno. De igual manera agradeció a la empresa HOCOL S.A. por su destacada labor en el marco de la campaña “La Guajira Siembra Vida” siendo apoyo fundamental en la meta mencionada de reforestación.

Reunión con funcionarios.

De acuerdo con los pobladores, la Quebrada Moreno ha venido sufriendo una disminución de su caudal hasta el punto de la sequía total de su cauce en épocas de verano. Esto, de acuerdo a su versión, por la tala indiscriminada, incendios forestales y trabajos físicos de estabilización de su cauce.
“La quebrada era todo para los machoballeros, allí se pescaba, se recogían frutos, se lavaba la ropa y era el balneario natural de nuestro pueblo. Es parte de nuestra historia, de nuestra cultura y queremos que vuelva a ser nuestro punto de encuentro”, puntualiza Ivisney Cabarcas Pinto, líder afro y vicepresidenta de la J.A.C.

Integración y clausura.

En una improvisada reunión, bajo una tupida sombra arbórea, al finalizar la jornada el señor Elver Pimienta Effer representante legal de la Corporación Preservar ofreció su asesoría y acompañamiento a las acciones que surjan como resultado del actual proceso ambiental. La actividad se cerró con un delicioso sancocho comunitario que ofreció la JAC para motivar la integración y trabajo en equipo que requiere está población.